ADIÓS A UNA BRILLANTE TEMPORADA SINFÓNICA Y BIENVENIDO “ESTIUS SIMFÒNICS”

La Orquesta Sinfónica de las Islas Baleares cerró ayer la temporada sinfónica en una velada donde los percusionistas Armando Lorente y Juanjo Guillem fueron los solistas. El concierto, bajo la dirección de Joji Hattori, se caracterizó por su diversidad emocional con la interpretación de las obras: Manhattan Broadcasts de HK Gruber; Afro de Maki Ishii y la primera sinfonía de Mahler.
El decimocuarto concierto empezó con la obra de Gruber, exhibición de Lorente y Guillem en la percusión, junto con la Orquesta. Música contemporánea con rasgos populares, un preludio que acontecía la exhibición percusionista que ambos iban a ofrecer.
Manhattan Broadcasts se fue diluyendo con el sonido de la batería y de las láminas para enlazar con “Afro”. Obra, del compositor japonés Maki Ishii, que combina su música popular y étnica para mezclarse junto con el resto de la orquesta, junto con música clásica. Una recreación africana con orquesta y elementos de música japonesa. De principio a fin, el público disfrutó de una obra frenética con una infinidad de ritmos. Hay que ensalzar el virtuosismo de ambos solistas y el difícil y perfecto acompañamiento por parte de la orquesta. Una interpretación sublime por parte de todos los músicos para poner fin a la primera parte espectacular.
El último concierto de temporada había que cerrarlo con una gran obra, donde nuevamente la sinfónica demostró su grandilocuencia, su enorme calidad musical, la primera sinfonía de Mahler. Esta obra, denominada “Titán” se compone por cuatro movimientos. Alegría y rasgos de danza popular austriaca en los dos primeros movimientos, mientras que, en los dos últimos, se vislumbra una transición de las tinieblas a luz.
De forma magistral la Orquesta Sinfónica de las Islas Baleares finaliza una temporada brillante. Ahora toca preparar el concierto que tendrá lugar el 10 de junio en el paseo del Born y los siete conciertos que componen la temporada “Estius Simfònics” en el Castillo de Bellver.