ATTILIO TOMASELLO ANALIZA EL VERISMO DE I PAGLIACCI Y CAVALLERIA RUSTICANA

El maestro Tomasello tiene una amplia experiencia en el género operístico y sinfónico. Un repertorio con más de sesenta títulos de ópera en italiano, francés, alemán y ruso. También incluye ciclos sinfónicos completos de los más grandes compositores clásicos y románticos. En octubre de 2008 hizo su debut con la Filarmónica de Berlín con un programa dedicado a 900 storico italiana.

I Pagliacci y Cavalleria Rusticana son las óperas que interpretará la OSIB los días 7, 10, 12 y 14 de febrero en el Teatro Principal, juntamente con un gran elenco de voces. Todo ello bajo la dirección musical de Attilio Tomasello. Con él comentamos los dos títulos de ópera.

P: Durante estos días se representará las óperas Cavallería Rusticana/Pagliacci, dos óperas dentro del verismo ¿Qué diferencias y similitudes hay entre una y otra?

Apenas hay diferencias sino todo lo contrario, muchas similitudes. El verismo es lo que une ambos libretos. Cavalleria Rusticana, de Pietro Mascagni, es la apertura del verismo. Durante esa época, Italia era un país donde el género operístico no pasaba por sus mejores momentos, ya que lo que predominaban eran las composiciones sinfónicas. Gracias a la ópera de Mascagni esa tendencia cambió. Por otra parte I Pagliacci, de Ruggero Leoncavallo, es la continuación de ese momento. Leoncavallo era compañero de estudio de Puccini, alumnos de Ponchielli, autor de la Gioconda. Ambas óperas contienen momentos sinfónicos de gran importancia.

Hay un tema común en las obras del verismo, el exotismo. En Turandot, Butterfly, Cavalleria Rusticana, I Pagliacci etc, se puede apreciar un dibujo de acuarela que representa un mundo visto desde una perspectiva cercana. Un mundo tan particular donde se pone en relevancia las pequeñas cosas a través de la literatura y la poesía.

P: ¿Es la primera vez que viene a Mallorca?¿ Cómo está siendo el trabajo con la Orquesta y los cantantes?

Es la primera vez que vengo a Mallorca y es un auténtico placer. Estoy muy bien porque me ha dado cuenta de que todo el mundo que está dentro del teatro está organizado como una gran familia. Me gusta mucho este ambiente porque es fenomenal para trabajar. Es un mundo maravilloso con una orquesta y un elenco de voces de una calidad especial.

Hay títulos de ópera que son difíciles y hay que trabajar mucho para llevarlo adelante, y ver como todo el mundo trabaja y se esmera es un gusto. Hace que el trabajo sea menos duro.

P: ¿Cómo ve la puesta en escena?

Las dos óperas se representan de forma conjunta. Han habido intentos de hacer ambos títulos en uno como hice en Berlín. Lo que se está haciendo no es darle unidad a la historia pero sí a la idea que hay detrás de ambos relatos. Empiezo con el prologo de Pagliacci porque explica lo que es el verismo, la ideología. Explica la diferencia entre el teatro y la vida predominando las escenas cotidianas.

Pasando a un terreno más personal…

P:¿Qué es lo que le movió hacerse director de orquesta?

Ser director no es un trabajo es un diagnóstico. Yo empecé como pianista, pero siempre he trabajado con cantantes y coros. Amo las voces. Al principio comencé dirigiendo coros y poco a poco me convertí en director de orquesta.

P: ¿Después de estar en los teatros, auditorios y trabajar con los artistas más importantes, cuál sería el mejor recuerdo profesional?

Quedarme con un solo recuerdo es muy difícil. A lo largo de mi trayectoria he vivido momentos muy especiales y he conocido a gente extraordinaria.

P: Un mensaje para el público de Mallorca

Que disfruten de la orquesta, del teatro, de los cantantes. Todos ellos son un trozo de corazón de la ciudad de Palma. Es una riqueza para todo el mundo.