FRANCISCO FULLANA: “VENIR A MALLORCA ES COMO ESTAR EN FAMILIA, ELLOS ME HAN VISTO CRECER”

Francisco Fullana es el violinista solista en el undécimo concierto de temporada, el 7 de abril de 2016, a las 20:00h, en el Auditórium de Palma de Mallorca. El joven mallorquín interpretará el concierto para violín y orquesta de J. Sibelius.

Elogiado por Gustavo Dudamel como “un violinista con un enorme talento” y ganador de diversos premios de talla mundial, conversamos con él para que nos cuente un poco acerca del concierto del próximo jueves, cómo ha sido su vuelta a Mallorca y sus futuros proyectos.

P: ¿Emocionado por volver a su tierra?

R: Por supuesto, venir a Mallorca es como estar en familia, ellos me han visto crecer. Es un placer y un honor hacer ahora mi primer concierto como artista residente balear con la orquesta.

P: El jueves interpretará el concierto para violín y orquesta de Sibelius ¿la definiría como una pieza que se trata de una tormenta emocional para violín?

R: Emocionalmente es una obra muy intensa, sobre todo, el primer movimiento que es una de las joyas del repertorio para violín. Lo comparan o usan la metáfora de los bosques nevados fineses, un aire gélido que empieza desde el principio que cubre todo el primer y parte del segundo movimiento. Después de esa tormenta intensa y fría viene el tercer movimiento que es totalmente distinto. Momento para los caballos, la energía, una bola de fuego creando una sensación de pura energía.

P: Sibelius escribe esta obra volcando sus experiencias personales en ella…

R: Sibelius tiene muchas influencias. Uno de los retos cuando uno prepara esta obra es esa mezcla de sonoridades germánicas de Brahms como también la parte rusa de Tchaikovsky. Finlandia tiene esa presión de los dos imperios en esa época y ese tono gélido, un sello, un carácter de los fineses.

P: ¿Cómo ha ido ese primer contacto con el maestro Matthias Aeschbacher?

R: Ha sido fantástico. Tiene una personalidad tremenda y un gran feeling con todos. Tengo muchas ganas de compartir escenario con él.

P: El maestro Dudamel le califica como “un violinista de un enorme talento” ¿cómo se toma ese tipo de elogios?

R: Es un honor que gente como Dudamel te alabe de esta manera. Es una motivación no para darse aires de nada sino que para ver los frutos de las horas de trabajo. Siempre intento, sean críticas buenas o malas, encajarlas en el sentido de motivación y a que me ayude en el trabajo diario y poco a poco ir mejorando.

P: Con tan solo 25 años tiene un currículum espectacular ¿cuáles son los futuros objetivos de Francisco Fullana?

R: La verdad es que estoy muy contento con el equilibrio que estoy logrando con mi calendario. Poder tocar conciertos con orquestas, hacer recitales y música de cámara. Por lo que en el futuro uno lo que aspira es mantener ese equilibrio.

R: A mi me encanta descubrir obras, trabajar con directores y orquestas nuevas y a la vez tener la oportunidad de volver aquí por ejemplo.

P: ¿Qué es lo mejor que le ha dado la música?

R: La música me ha dado la oportunidad de conocer gente que no siendo músico jamás habría podido conocer. He tenido la oportunidad de viajar mucho y durante ese transcurso conoces a médicos, científicos, abogados… y te enriquece mucho conversar con ellos. Uno aprende mucho desde esa perspectiva.

P: ¿Cómo ve el proyecto de la Academia de la OSIB?

R: Es fantástico. Es una gran oportunidad tanto para la gente de Mallorca como para la que quiere venir aquí. Rodearte de músicos que trabajan en una orquesta tanto tiempo es un lujo, es una gran experiencia donde verdaderamente aprendes la profesión. Una de las ventajas más grandes es que sube el nivel de la sinfónica porque ellos toman experiencia y a la vez la orquesta agarra talento, una gran simbiosis. Muchas de las grandes orquestas del mundo tienen este tipo de academias y es un privilegio tener este tipo de proyectos en la isla.