JUAN MANUEL CAÑIZARES, DESPUÉS DE ENAMORAR CON LA FILARMÓNICA DE BERLÍN, LLEGA A MALLORCA E IBIZA

Arias y Danzas antiguas, Suite núm.3 de O. Respighi; el Concierto de Aranjuez de J. Rodrigo y la Sinfonía núm 36, k. 425 “Linz” de W.A. Mozart serán las obras que se interpretarán, el jueves, 26 de octubre, 20:00h, en el segundo concierto de temporada de la Orquesta Sinfónica de las Islas Baleares. Programa dirigido por Joji Hattori, que contará con el gran guitarrista Juan Manuel Cañizares.

El concierto se iniciará con música italiana con la obra de O. Respighi. Uno de los compositores italianos más importantes. Gran musicólogo que estudió en profundidad la música italiana de los siglos XVI y XVIII, siendo capaz de traducir la esencia de la época barroca y de unirla con el modernismo. Una unión equilibrada donde muestra toda su musicalidad y expresión.

Acto seguido, el público podrá disfrutar de uno de los conciertos por excelencia para guitarra, una obra majestuosa que no necesita carta de presentación como es el Concierto de Aranjuez del compositor español Joaquín Rodrigo. El primer concierto para guitarra y orquesta en la historia de la música española del siglo XX. La orquestación es inusual ya que rara vez, la guitarra confronta con una orquesta, sin embargo, en ningún momento.

Juan Manuel Cañizares será el guitarrista solista que interprete esta obra junto a la Orquesta Sinfónica. Ganador de prestigiosos premios, entre ellos el Premio Nacional de Guitarra (1982) y el Premio de la Música (2008). Cañizares ha sido el primer y único guitarrista flamenco invitado por la Orquesta Filarmónica de Berlín. En su Concierto Europeo, Cañizares interpretó Concierto de Aranjuez dirigida por Sir Simon Rattle, en el Teatro Real. Colaboró con Paco de Lucía durante diez años y también ha compartido escenarios y grabaciones con grandes artistas, como Enrique Morente, Camarón de la Isla, Serrat, Alejandro Sanz, Mauricio Sotelo, Leo Brower entre otros.

Para finalizar, la Sinfonía número 36. K 425 denominada Linz compuesta por W. A. Mozart, una de sus obras sinfónicas más interpretadas. Compuesta por cuatro movimientos, Mozart plasma en la partitura la relación tensa entre su mujer y su padre. Recibe el nombre de Linz tras la estancia que tuvieron él y su pareja en la ciudad además de aceptar el encargo de dar un concierto en el teatro de la ciudad.

Este concierto se repetirá al día siguiente, el 27 de octubre en el Palacio de Congresos de Ibiza, a las 20:00h.