LA EXPRESIVIDAD DE PROKÓFIEV Y SHOSTAKOVICH PROTAGONISTAS EN EL UNDÉCIMO CONCIERTO DE TEMPORADA

La expresividad de S. Prokófiev y Shostakóvich marcarán el undécimo concierto de temporada de la Orquesta Sinfónica Islas Baleares, el próximo 15 de marzo, a las 20:00h, en el Auditorium de Palma. El concierto para violín número 1 de Prokófiev y la Sinfonía número 5 de Shostakovich serán las obras que se interpretarán en una noche donde la Sinfónica estará acompañada por su Academia, por el violinista solista de primer nivel como Daniel Röhn, sustituyendo a Frank Peter Zimmermann por motivos de salud” y bajo la dirección del director titular Pablo Mielgo.

El mejor legado que puede ofrecer una Orquesta es su experiencia y sabiduría a las jóvenes generaciones. Este compromiso lo asume la OSIB a través del suyo programa “Academia Sinfónica” destinado a los jóvenes músicos, abrir la orquesta para que futuros profesionales tengan la experiencia de compartir con nuestros músicos programas de alta calidad.

Junto con la Sinfónica, Daniel Röhn será el violinista solista encargado de interpretar el Concierto para violín número 1 de Prokófiev. Se trata de una obra contemporánea que, pese a su brevedad, combina perfectamente toda la expresividad de la melancolía y tragedia del compositor ruso.

Cuando el talento se transmite de una generación a otra, a menudo ocurre de forma nada presuntuosa. Este es el caso de Daniel Röhn, uno de los violinistas más notables de hoy en día, y tercera generación de uno de los linajes alemanes más importantes en el ámbito musical: tanto su abuelo como su padre tuvieron un papel activo en la formación del panorama orquestal universalmente único de Alemania, como reconocidos concertinos de la Filarmónica de Berlín de Furtwängler y de la Orquesta Sinfónica de la Radio de Baviera (BRSO). Ahora, el nuevo representante de la estirpe se ha añadido a esta tradición como solista, y sin duda contribuirá de forma significativa al mundo del violín.

Para finalizar, una de las obras más conocidas de Shostakóvich, la Sinfonía número 5. Obra que fue compuesta en 1937 como una reacción del compositor ruso contra el criticismo. Definida por él mismo como una sinfonía Lírica-Heroica cuya idea principal es el optimismo triunfante.