LA OSIB BRINDÓ LA TRAVIATA EN EL TEATRO PRINCIPAL

El Teatro Principal se transformó, esta semana pasada, en París de los años 1850 para representar durante cuatro funciones La Traviata. Ópera de tres actos de música de Giuseppe Verdi y libreto en italiano de Francesco Maria Piave. Cuatro representaciones que contó con una perfecta interpretación de la Orquesta Sinfónica de las Islas Baleares y un elenco de cantantes de gran calidad. Todo, gracias a una dirección escénica y musical brillante, por parte de Francisco López y Pablo Mielgo respectivamente.

El ensamble perfecto entre la orquesta y los cantantes hicieron posible emitir los sentimientos de amor y tragedia que Verdi quiso reflejar en esta ópera a través de una riqueza musical y profundidad psicológica. La Traviata relata el amor, entre Alfredo y Violeta, y la muerte a través de la enfermedad que padece la joven cortesana. Unas emociones que calaron en un lleno patio de butacas del Teatro Principal.

El preludio ya determina una gran carga de dramatismo, que se va repitiendo a lo largo de la ópera. La orquesta supo perfectamente transmitir dos tipos de tonalidades, más melódicos en uno de los momentos más brillantes como la escena del brindis, y también, matices dramáticos, cuando se presenta la agonía de Violetta. No solo la música tuvo una gran importancia sino que también las voces que acompañaron a la orquesta definieron ese sentimiento en un título de ópera de gran carga emocional.

La Traviata es la última ópera de la trilogía junto a Rigoletto y Trovatore donde se puede apreciar la madurez de Verdi por sus obras precisas y la excelencia teatralidad. Lejos quedan las historias mitológicas y de héroes para adentrarse en el mundo rea mediante personajes que reflejan su humanidad a través del dolor y el amor.

De esta forma, la OSIB deja París y se prepara para viajar a tierras andaluzas con la ópera “El Barbero de Sevilla” que se representará los días 11,13 y 15 de mayo en el Teatro Principal.