LA OSIB ESTRENA LA ACADEMIA EN EL SÉPTIMO CONCIERTO DE TEMPORADA

“Una sinfonía tiene que ser como el mundo. Tiene que alcanzarlo todo”. Esta era la visión que tenía Gustav Mahler y la que se vivió ayer, jueves 28 de enero, en el auditorio de Palma de Mallorca con la Sinfonía núm. 2 “Resurrección” del compositor austríaco.

En este séptimo concierto de temporada, la Orquesta Sinfónica de las Islas Baleares contó con la soprano Golda Schultz, la mezzosoprano Charlotte Hellekant, la Coral Universitat de les Illes Balears y el Orfeón Pamplonés. Más de 250 artistas sobre el escenario que impresionaron al público.

Una velada que contó con la presentación de la Academia de la Sinfónica. Un total de 30 jóvenes pudieron compartir escenario con este elenco de artistas. De esta forma, no solamente se convierte en una oportunidad para mostrar su nivel musical, sino que también, es una forma de impulsar el área didáctica y de formación.

La Sinfonía núm. 2 se estrenó el 13 de diciembre de 1895 en Berlín. G. Mahler se caracteriza para ser un compositor posromántico. Movimiento intelectual que nació en la segunda mitad del siglo XIX. Un periodo donde los artistas se rebelan contra la forma de vida de los burgueses y reclaman la libertad en una sociedad gris.

Este corriente intelectual se puede apreciar en algunos aspectos como por ejemplo: gran orquestación, desarrollos sinfónicos desmesurados y la transmisión de sentimientos nostálgicos, melancólicos o taciturnos. Unas impresiones que concuerdan en la época del momento.

Una noche muy importante a la cual no faltaron la consellera de Participación, Transparencia y Cultura Esperança Camps; el director general de Cultura, Jaume Gomila y nuestra gerente Mar Rescalvo.

La “Semana Mahler” acabará con el concierto gratuito del domingo Es Baluarte a las 11:30 horas donde se interpretará la Cuarta Sinfonía de G. Mahler.