LA SINFÓNICA Y CLAUDIO BOHÓRQUEZ ENAMORAN

Leonora número 3, concierto para violonchelo de Schumann y la Sinfonía número 4 de Brahms impregnaron de romanticismo la noche del 17 de noviembre, en el Auditorium de Palma, en el tercer concierto de temporada de la Orquesta Sinfónica de las Islas Baleares, junto al solista violonchelista Claudio Bohórquez y bajo la dirección del gran maestro Leopold Hager.

El concierto dio comienzo con la obra de Beethoven. Leonora número tres está considerada como una de las oberturas más grandes. Un movimiento sinfónico grandilocuente. La Orquesta igual de grandiosa interpretó el dramatismo que escribió el compositor vienés.

Tras este gran comienzo, subió al escenario el violonchelista Claudio Bohórquez. El concierto para violonchelo de Schumann fue interpretado por el aclamado solista alemán. Durante el primer y último movimiento se crearon diálogos perfectos entre Bohórquez y la Sinfónica, con un segundo movimiento se caracteriza por una cálida línea melódica. En esta obra, muchos son los sentimientos que Schumann expresó. Emociones que las palabras no son capaces de definir.

La Sinfonía número 4 de Brahms cerró una velada espectacular. Cuatro movimientos donde todos las filas de la Sinfónica tuvieron un papel protagonista finalizando un concierto espectacular.