LA SINFÓNICA Y RADOVAN VLATKOVIC DESPIDEN VERANOS SINFÓNICOS

12-08-2016

Schubert, Haydn y Strauss, fueron los protagonistas en el séptimo y último concierto del ciclo Veranos Sinfónicos. Tres compositores (Schubert, Haydn y Strauss) con una fuerte vinculación a Viena para despedir una temporada fantástica de la Orquesta Sinfónica de las Islas Baleares. Media hora antes del concierto ya se podía vislumbrar que se trataría de una noche especial, una última noche en el emblemático Castillo de Bellver, testigo, durante más de un mes, de muchas emociones.

Con el patio de butacas lleno, la Sinfónica empezó el último concierto de este ciclo veraniego con la Sinfonía núm. 8 de F. Schubert denominada “la inacabada”. Esta obra del compositor romántico se caracteriza por tan solo contener dos movimientos. Dos movimientos perfectos que se trata de un viaje que introdujo al público al mundo más íntimo del compositor. En el primer movimiento se aprecia ese carácter inquieto y desasosegado, una melodía que al final da paso al dramatismo del segundo movimiento.

Del dramatismo a la festividad en la sinfonía nº38 de Haydn, también conocida como la sinfonía del Eco por el fraseo cadencial en el segundo movimiento. Esta obra se estructura en cuatro movimientos, donde cabe destacar la fantástica interpretación del oboe en un papel de gran virtuosismo. La Sinfonía núm. 8 la compuso dentro del periodo estilístico denominado como Sturm und Drang (Tempestad e ímpetu). Intensidad expresiva y una fantástica interpretación de la Sinfónica.

El concierto para trompa núm.1 de R. Strauss fue la última obra del concierto. La Sinfónica para esta ocasión contó con el magnífico y extraordinario trompa Radovan Vlatkovic. El solista interpretó de forma perfecta la obra de Richard Strauss acompañada de una Orquesta fantástica. El solista demostró el virtuosismo y la energía de la obra. Ambos formaron una simbiosis perfecta que maravillaron poniendo el broche de oro a una noche y a un ciclo de música veraniego fantástico.

Por último, de bis, los trompas de la Orquesta Sinfónica de las Islas Baleares: Nigel Carter, Miriam, Carlos Fortea y Joan junto con Vlatkovic interpretaron la Rendez-vous de chasse de Rossini.

De esta forma, la Orquesta Sinfónica de las Islas Baleares pone fin a un ciclo veraniego donde el público pudo disfrutar de una programación de gran calidad, de solistas y directores de primer nivel. Siete conciertos y siete noches en el Castillo de Bellver llenos donde la Sinfónica volvió a demostrar un nivel brillante, como el resto de la temporada.