LA SINFONÍA NÚMERO DOS DE SIBELIUS Y EL RÉQUIEM DE FAURÉ EN EL UNDÉCIMO CONCIERTO DE TEMPORADA DE LA SIMFÒNICA

El 23 de marzo, la Orquesta Sinfónica de las Islas Baleares realizará el undécimo concierto de temporada, en el Auditorio de Palma, a las 20:00h. A lo largo de esta velada el público podrá apreciar rasgos románticos con la Sinfonía número dos Jean Sibelius y la cercanía del modernismo con el Réquiem de Gabriel Fauré. La Sinfónica contará con la Soprano María Espada, el barítono Sebastià Peris y la Coral Universitat de les Illes Balears. Un gran concierto rodeado de grandes artistas y dirigido por el gran maestro Víctor Pablo Pérez.

La Sinfonía número dos de Jean Sibelius dará inicio el undécimo concierto de temporada. Esta obra del compositor finlandés se compone por cuatro movimientos: De forma inestable y pastoral, introduciendo nuevas melodías, casi de forma imperceptible, como si de un rompecabezas se tratara, se iniciará el primer movimiento. En el segundo y el tercer movimiento, Sibelius simboliza la muerte y la resurrección con melodías lentas y frenéticas. Por último, en el cuarto movimiento, se caracteriza por un tema grandilocuente (similar a la quinta Sinfonía de Beethoven).

El Réquiem de Fauré dará fin al concierto. Esta obra, escrita entre el año 1886 y 1888, es considerada como una de las misas más bellas. Compuesta por siete partes, esta obra será interpretada por la Orquesta, los solistas María Espada y Sebastián Peris y la Coral Universitat de les Illes Balears.

María Espada nació en Mérida y estudió canto con maestros de la talla de Alfredo Krauss y ha asistido a cursos con otras sopranos como Montserrat Caballé. Es especializada en el oratorio. En sus interpretaciones cuenta con una sensibilidad sobresaliente, produciendo unos fraseos hermosamente delicados sobre un timbre precioso. Pero no todo es dulzura y delicadeza, también hay fuerza, expresividad y un control vocal absolutamente impresionante.