PIERRE-LAURENT AIMARD, LA MAESTRÍA AL PIANO

El jueves 25 de febrero, a las 20:00 horas, tendrá lugar el noveno concierto de temporada de la OSIB. En esta velada Pierre-Laurent Aimard interpretará el concierto para piano y orquesta número 2 de Ludwig van Beethoven.

Estudió en el conservatorio de Lyon. En 1973 se le concedió el premio de música de cámara del Conservatorio de París y ganó el primer premio en la Competición Internacional Olivier Messiaen. Ha colaborado con directores como Pierre Boulez, Seji Ozawa, Zubin Mehta etc. Su repertorio está dedicado a la música contemporánea.

P: Beethoven es un compositor que trasciende la música del periodo clásico al romanticismo, ¿dónde ubicaría usted este concierto para piano?

R: Es una obra que corresponde a la etapa clásica por lo que se caracteriza por contener influencias de todos sus antecesores como por ejemplo: Mozart o Haydn. No se trata de una pieza que se pueda ubicar en ese momento de transición al romanticismo. En la etapa de su composición Beethoven era muy joven.

P: ¿Qué es lo que destacaría de esta obra?

R: Una de las cosas más características es que en sus primeras obras ya se puede apreciar el carácter de Beethoven. En la forma de sus obras siempre hay sorpresas con el objetivo de trascender; unos hechos que no eran comunes en aquella época. Un preludio que ya nos dice cómo es Beethoven.

P: Está considerado como una figura, un intérprete de todos los siglos ¿qué época musical le gusta más interpretar?

R: Todas. Antiguamente los pianistas conocidos de principio de siglo no había una obertura cultural. Su siglo era el del romanticismo. Ahora los jóvenes pianistas están mucho más abiertos y a la hora de hacer un programa tienen mucha imaginación por lo que tocan tanto barroco, música contemporánea etc.

P: ¿Es la primera vez que toca con la OSIB y bajo la dirección de Pablo Mielgo?

Sí. Fantástico, increíble. Hay un muy buen ambiente.

P: ¿Da conciertos desde los dieciséis años aproximadamente, uno se llega acostumbrar a la presión de salir al escenario?

R: Yo necesito esa presión. Es importante que nunca desaparezca porque necesito una vida intensa con retos que a su vez también me sirve como orientación personal.

P: Ha pertenecido al Ensemble InterContemporain, ¿actualmente tiene entre manos algún proyecto más?

R: Desde el 95 ya no pertenezco al Ensemeble InteContemporain después de 18 años. Sigo muy de cerca con la música contemporánea, el viernes pasado en Budapest hice el estreno de una obra de Kurtag y ahora en junio que viene haré, en Reino Unido, una creación de Julian Anderson.