RADOVAN VLATKOVIC: ES UN HONOR ESTAR AQUÍ

El 12 de agosto, a las 21:30h, tendrá lugar el último concierto del ciclo Veranos Sinfónicos, en el Castillo de Bellver. La Orquesta Sinfónica de las Islas Baleares interpretará las obras: Sinfonía número 8 de F. Schubert, Sinfonía número 38 de J. Haydn y concierto para trompa número 1 de R Strauss. Una programación bajo la fantástica dirección del director titular Pablo Mielgo.

Para el concierto de Strauss, la Sinfónica contará con el trompa solista Radovan Vlatkovic. Nacido en Zagreb en 1962 completó sus estudios con el profesor Prerad Detiček en la Academia de Música de Zagreb y el profesor Michael Höltzel en la Academia de Música de Detmold, Alemania. Es el ganador de numerosos primeros premios en concursos nacionales e internacionales, entre ellos el premio Ancona en 1979 y el Concurso ARD de Munich en 1983. Numerosas invitaciones de festivales de música de toda Europa, las Américas, Australia, Israel, Corea, así como apariciones regulares a Japó. El principal objetivo del festival “Veranos Sinfónicos” se basa al ofrecer una programacióń́ de alta calidad con artistas nacionales e internacionales de prestigio mundial para poner en valor la cultura de las Islas Baleares.

P: El primer encuentro con la Orquesta Sinfónica de las Islas Baleares…

La orquesta es muy amable. Me hace sentirme muy bien. Tiene una gran calidad. Es la primera vez que vengo aquí, toco junto a la orquesta y que me dirige el maestro Pablo Mielgo, a quien ya conocía de años atrás cuando el maestro estudiaba piano en el Reina Sofía.

P: ¿Qué interpretará esta noche en el Castillo de Bellver?

Interpretaré junto con la Orquesta el concierto para piano núm. 1 Op. 11 de Richard Strauss. El compositor alemán era hijo de un trompista y también compositor, Franz Strauss, de la corte e Múnich. En su música se puede observar influencias de la música de su padre. Es un gran compositor, y este primer concierto fue escrito cuando era alumno en el Liceo, en Munich, a los 17/18 años. Al principio, esta obra solo se interpretaba entre amigos pero nunca en un concierto público.

El concierto número uno de Strauss se caracteriza por ser una obra enérgica y juvenil. Muestra las posibilidades de la trompa como instrumento que representa momentos heroicos, líricos i de virtuosismo (en el último movimiento). Es una obra muy popular.

P: Usted cierra el ciclo de Estius Simfònics…

Es un honor estar aquí. Conozco a Julian Rachlin y él entre otros amigos que también han tocado en el Castillo me hablan maravillas de la orquesta y del entorno. Llevo aquí en la isla varios días y estoy disfrutando mucho. Es un lugar muy hermoso y estoy muy emocionado de tocar junto con la sinfónica en un lugar, con una acústica muy buena, como es el Castillo de Bellver.

P: Usted que cierra el ciclo Veranos Sinfónicos ¿un mensaje para el público de Baleares?

Que disfruten de mañana, con un programa espectacular.