Sonia Krasnova y Emmanuel Bleuse: Es un honor tocar con nuestros compañeros

Sonia Krasnova (viola solista de la OSIB) y Emmanuel Bleuse (violonchelista solista de la OSIB) serán los dos protagonistas del décimo concierto de temporada de la Orquesta Sinfónica de las Islas Baleares que interpretarán la obra Don Quixote Op.35 y de Richard Strauss. Hablamos con ellos para conocerlos un poco más y que nos cuenten un poco acerca de la obra que interpretarán.

P: ¿Cómo os sentís siendo los dos solistas del décimo concierto de temporada junto con vuestros compañeros y frente al público balear?

Agradecidos y orgullosos. Es un honor poder tocar con nuestros compañeros y frente al público de Baleares

P: ¿Qué es lo que destacaríais de esta obra? Strauss es un compositor que se caracteriza por las siguientes influencias musicales: Clasicismo/Romántico, etapa wagneriana y poemas sinfónicos.

Emmanuel: Es el poema sinfónico que pudo hacer de forma más perfecto. Personaliza cada tema con un personaje. En la obertura Strauss ya va hacia la música contemporánea por la utilización del contrapunto. Una discordia muy trabajada.

Sonia: La utilización de Late Motivs es característico de Wagner. Cada personaje tiene su melodía destacada como por ejemplo: Dulcinea, Don Quijote o Sancho Panza. Dulcinea es dulce, Sancho Panza muy bueno que intenta parar la locura de Don Quijote (Violonchelo).

P: ¿Cómo han ido los ensayos?

Muy bien. Es increíble poder tocar con los compañeros. El maestro Pablo Mielgo hace un trabajo muy preciso y para nosotros es una suerte. Estamos disfrutando.

P: No solo estamos delante de los dos solistas en el próximo concierto de la OSIB sino que también delante del Quijote y Sancho Panza ¿Os sentís dichos personajes?

Sonia: Yo intento hacer mi Sancho Panza particular. Un personaje humorístico y grotesco. Un toque personal. La parte del violonchelo tiene todo el sentimiento.

Emmanuel: Como buenos músicos tenemos que meternos en el papel de los personajes. Obviamente no me influencia más allá de los ensayos y del concierto.

P: En este concierto, además de acompañaros la OSIB también participarán los alumnos de la Academia de la Sinfónica, ¿cómo veis este proyecto?

Nos parece un gran proyecto. Es muy importante para nosotros y para ellos. Los jóvenes lo tienen muy difícil hoy en día para tener trabajo. Nuestro papel es dar la cara, enseñarles para que algún día puedan estar con nosotros.

P: ¿Por qué estudiasteis música?

Sonia: No vengo de una familia de músicos. De pequeña me llamó la atención el violín y así es como empecé en el mundo de la música. A lo largo de este camino cambié a la viola y actualmente estoy muy contenta de lo que he conseguido.

Emmanuel: Cuando era pequeño quería ser deportista. Quería hacer los juegos olímpicos, boxeador etc. Cuando a los trece años me dijeron que mis capacidades físicas no me permitirían alcanzar un nivel altísimo (entre risas) pues ya hice un cambio. Mis padres son músicos por lo que siempre he tenido esta influencia musical. En la adolescencia desarrollé una pasión por el violonchelo. Es un instrumento fantástico, muy cálido.

P: ¿Qué es la orquesta para una ciudad?

Sonia: Es fundamental para el desarrollo de todas las generaciones. Para mejorar la humanidad.

Emmanuel: Es un testigo de nuestra cultura. Una protección para nuestra juventud de tal forma que no solo tengan acceso a la cultura basura que finalmente nos perjudica. Nosotros debemos llegar a los jóvenes para que conozcan las raíces de la música. Para que sepan que la base del rock, el jazz etc, viene de la música clásica.