Las obras de la Caja de Música avanzan con la construcción de las dos naves laterales

Foto

Alojarán las zonas de ensayo, los camerinos, las oficinas administrativas y el archivo, mientras que el auditorio de la parte central se empezará este otoño

Las instalaciones sumarán más de 4.600 m2 construidos

 

El conseller de Fondos Europeos, Universidad y Cultura, Miquel Company, ha visitado hoy las obras de la Caja de Música, futura sede de la Orquesta Sinfónica Illes Balears en el Nou Llevant. Company, acompañado por el arquitecto de la obra, ha recorrido una de las dos naves laterales que alojará las zonas de ensayo y estudio de los músicos y los camerinos. Desde el segundo piso, se puede ver la estructura central en la que se ubicará la sala principal para las actuaciones de la orquesta y también la otra nave lateral, destinada a la zona de administración y archivo.

Company ha explicado que la fecha prevista de fin de la obra es el verano de 2023, mientras que la inauguración se llevará a cabo durante el último trimestre de 2023. Con un presupuesto de 8,5 millones de euros, está situada en un solar cedido por el Ajuntament de Palma. «La Sinfónica dispondrá, al fin, de una sede estable, adecuada a su actividad diaria, tanto artística como administrativa y escénica», ha declarado el conseller, quien ha agradecido al Ajuntament de Palma la cesión del solar y también, a la Fundación Kühne y a Fundatur, «su papel en un equipamiento llevado a cabo gracias a la colaboración público-privada».

“Este Govern apuesta por la Sinfónica, para mejorarla y protegerla con la construcción de una sede en un futuro distrito de innovación, en un barrio abierto y diversificado que contará con un equipamiento cultural emblemático para todos los ciudadanos”, ha añadido Company.

El edificio de la Caja de Música está diseñado en forma de u con la música como centralidad del proyecto. De este modo, conceptualmente, el edificio se ordena en dos niveles diferenciados:

La sala principal, como equipamiento de gran volumetría, y “un perímetro a manera de muralla protectora que abraza a la música, en la que se ordenan los usos y equipamientos necesarios para el correcto funcionamiento de la Orquesta”, según ha explicado Diego Carreño, el jefe de obra.

“Si bien se concibe el perímetro como protección, no es una caja cerrada, sino que, como buena caja de música, se espera abrir a la ciudadanía para proyectar su contenido a través del entorno más inmediato y la tecnología”, ha ampliado.

Dentro de la complejidad del conjunto, la Caja de Música se ha diseñado de forma que cada una de las partes pueda funcionar de manera autónoma y eficiente para optimizar así el comportamiento de un edificio y para que tenga “altas prestaciones energéticas y esté a la altura de los estándares edificatorios y medioambientales más exigentes”.

La sala de ensayos principal es un espacio singular con más de 100 m² y hasta 6 metros de altura que permitirá a la orquesta ensayar en condiciones acústicas óptimas.

Por la programación de la obra, a partir del último trimestre del año se empezará a construir la sala principal, el auditorio. Una vez acabadas, las instalaciones de la Caja de Música sumarán más de 4.600 m² construidos.

En la futura sede de la Fundación Orquesta Sinfónica Illes Balears se realizarán tanto los ensayos como los conciertos de la Orquesta, además de acontecimientos culturales, con el compromiso de generar actividades para fomentar la participación de la gente del barrio y de los grupos musicales de la ciudad.

El proyecto constituye una actuación que favorecerá no sólo a la Orquesta Sinfónica por el hecho de disponer de una sede propia, sino que permitirá dinamizar social y culturalmente el barrio donde se ubicará la infraestructura, a la vez que fomentará la desestacionalización del turismo mediante el impulso del turismo cultural.

Financiación

De los 8,5 millones que finalmente costará la obra, la Fundación Kühne aporta 2 millones, Fundatur 2 millones más y los otros 4,5 millones son aportación del Govern, que se desglosan de la manera siguiente: un millón para costes asociados a la construcción, que se financian a través del impuesto del turismo sostenible del 2016, y 3,5 millones de euros más que van destinados a la construcción en sí misma y que se cofinancian en un 60 % con fondos FEDER.

Al acto han asistido también el presidente del Parlament de les Illes Balears, Vicenç Thomàs; la directora general de Cultura, Catalina Solivellas; el gerente de la Orquesta Sinfónica, Pere Malondra; el director de la Orquesta, Pablo Mielgo; el director del AETIB, Francesc Mateu; la teniente de alcalde del Ajuntament de Palma, Joana Maria Adrover; el regidor de Cultura y Bienestar Social del Ajuntament de Palma, Antoni Noguera; el arquitecto de la obra, Ignacio Prieto y la representante de Fundatur, Carme Serra.

Privacy Preferences
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.
X